Los SIALP, Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo

En enero de 2015 se crea un instrumento financiero dirigido a pequeños inversores denominados PALP, Plan de Ahorro a Largo Plazo, cuya ventaja principal radica en la excepción de los rendimientos generados

La Ley 26/2014, introductoria de estos Planes, los divide en dos modalidades: los SIALP, Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo, comercializados por las Entidades Aseguradoras; y los CIALP, Cuenta Individual de Ahorro a Largo Plazo, comercializados por las entidades bancarias. Tanto Seguro como Cuenta comparten caracteres en común que más adelante destacaremos.

Los SIALP se configuran como un Seguro de Ahorro celebrado entre el tomador y una entidad aseguradora. Con este producto el gobierno pone en circulación otro instrumento te ahorro cuyo objetivo es incentivar la previsión social complementaria, dotándolo de ventajas fiscales para promover el ahorro a medio y largo plazo. 

Caracteres comunes para los PALP, tanto SIALP como CIALP

  • Una persona sólo podrá ser titular de forma simultánea de un Plan de Ahorro a Largo Plazo, sea SIALP o CIALP.
  • Las aportaciones anuales no podrán superar los 5.000 €.
  • Planes sólo podrán cobrarse en forma de capital, nunca en forma de renta
  • No pueden realizarse rescates parciales, sólo está permitido rescate a la totalidad del capital.
  • Los rendimientos generados por los Planes Individuales están exentos de de tributación, siempre y cuando las aportaciones no hubieran superado los 5.000€ que antes comentábamos y que el Plan hubiera tenido una duración mínima de cinco años. Si el rescate se produjese antes de cinco años, tributará en el IRPF como rendimiento del capital mobiliario. 

Características propias de los SIALP

  • El tomador, llegado el vencimiento de un PALP (SIALP O CIALP) podrá trasladar el importe íntegro de la prestación a un nuevo SIALP, sin que afecte la limitación de los 5.000€. 
  • Tomador, asegurado y beneficiario deben ser la misma persona. Estamos ante un producto que no puede ser contratado por Personas Jurídicas.
  • Deberá hacerse constar en el condicionado del contrato de forma expresa y destacada que se trata de un SIALP. 

Conclusión

Pese a ser un producto nuevo, los SIALP se han consolidado como una propuesta muy atractiva para ahorradores e inversionistas. 

 

Rentabilidad, seguridad y liquidez son las señas de identidad de los SIALP, a lo que hay que añadir la importantísima ventaja fiscal arriba señalada, estando más que recomendada su contratación.