Mi aseguradora me ha dicho que reclame al Consorcio, entonces, ¿para qué pago un Seguro?

El pasado año 2018 fue atípico en lo referente a precipitaciones y fenómenos meteorológicos, siendo extraña la región que no se vió afectada por las enormes trombas de agua que anegaron España. La vertiente mediterránea, municipios de la Provincia de Málaga, las Islas Baleares, Cantabria, etc son un claro ejemplo del temporal que azotó la Península. 

Ante tales adversidades, quien sufrió un daño material en su vivienda se dirigió, con buena lógica, a su aseguradora a efectos de obtener una efectiva reparación. No obstante, la sorpresa deviene cuando la aseguradora le dice que, debido a las extraordinarias circunstancias que originaron los daños, nos encontramos ante un siniestro consorciable y que, por tanto, debe dirigirse al Consorcio de Compensación de Seguros. Tras ello, lo primero que se pregunta el cliente es para qué pagar un seguro si en los supuestos que causan un mayor perjuicio económico, como podemos denominar a los supuestos a los que nos referimos, el que finalmente va a indemnizar es el Consorcio.  

seguros-consorcio-de-compensación-de-seguros

Lejos de querer entrar a discernir cuándo un siniestro debe ser considerado consorciable, nos centraremos en apuntalar la razón por la que es conveniente contratar un Seguro pese a que el pagador final no va a ser la aseguradora:

El Consorcio no indemnizará de no tener el damnificado Seguro vigente que cubra el riesgo siniestrado

Tanto es así, que una fracción de todo seguro de daño material va destinada a financiar al Consorcio a fin de que se haga cargo de estos siniestros, hecho comunmente desconocido.

A mayor abundamiento, si finalmente se determina que estamos ante un siniestro consorciable, dicha organismo indemnizará en virtud de la póliza de seguro contratada, es decir, en función de las coberturas, capitales y franquicias establecidas en el Seguro.

Conclusión

De no tener seguro contratado el Consorcio NO atenderá el siniestro, y sólo lo hará en las mismas condiciones que lo haría la propia compañía aseguradora.