Cobertura de lunas

¿Qué tan importante es?

En el presente vamos a darte la principal razón por la que debes contratar la cobertura de lunas en tu seguro de coche y ya te lo adelantamos: no es la que te imaginas.

La única cobertura de suscripción obligatoria, en el caso de tener un vehículo, es la de Responsabilidad Civil. Desde esta cobertura se empieza a construir la póliza de y a añadirse las coberturas que queremos nos amparen. Obviamente, cuantas más coberturas tengamos la prima incrementará en consecuencia, por lo que atendiendo a las circunstancias del vehículo, población y uso del coche, se prefiere en buena lógica disminuir coberturas para abartar precio, siendo la de lunas una de las primeras en salir de la póliza.

Esta es una decisión que debe salir de la voluntad del tomador que contrata. No obstante, entendemos que esta voluntad debe formarse desde el previo asesoramiento, a lo cual nos dirigimos.

Cuando a una persona se le ofrece contratar o directamente contrata esta cobertura para su vehículo, lo primero que piensa es que en el caso de rotura de cristales es la compañía aseguradora la que enfrenta el pago de la reparación. Esto ciertamente es así y no hay discusión que valga al respecto.

No obstante, esta no es la principal razón que debe movernos al contratar esta cobertura y nos explicamos: el Consorcio de Compensación de Seguros sólo indemnizará los daños producidos por fenómeros meteorológicos extraordinarios en los vehículos que tengan contratada, al menos, una cobertura de DAÑOS MATERIALES, así viene contemplado en el artículo 7. b) del Reglamento del Real Decreto Legislativo 7/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido del Estatuto Legal del Consorcio de Compensación de Seguro.

generali-seguros-ronda

Ejemplo

Para que el lector pueda ver mejor el funcionamiento de o que estamos diciendo, conviene hacer mención a lo ocurrido hace un par de semanas: distintas zonas de la Península se vieron anegadas por lluvias torrenciales. Así, muchos vehículos resultaron con daños e incluso fueron arrastrados por la crecida del agua. Pudiendo darse dos supuestos: 1. Que los vehículos tuvieran únicamente contratada la Responsabilidad Civil Obligatoria o 2. Que tuvieran contratada, en adición, alguna cobertura de daños materiales.

En el primer caso, no habría forma de que dichos daños fueran reparados/indemnizados (amén de la declaración por el Gobierno de Zona Catastrófica).

Ahora bien, a los vehículos que sí tenían contratada alguna cobertura de daños materiales, siendo la más básica la de lunas, el Consorcio de Compensación de Seguros debe indemnizarlos por todos los desperfectos sufridos como consecuencia de los fenómenos extraordinarios.

Explicación

Esto, más allá del encuadre legal mencionado, resulta hasta lógico. Y es que cuando se contrata una cobertura de daños materiales una parte de la prima pagada por dicha cobertura va destinada a sufragar la institución del Consorcio de Compensación de Seguros, para que sea éste sea el que indemnice ciertos supuestos como el mencionado (daños por riesgos extraordinarios). Este sufragar al Consorcio no lo soportan, de contrario, las primas del Seguro Obligatorio. Siendo este mecanismo, por tanto, una suerte de delegación del cobro que el Consorcio hace en favor de las aseguradoras.

Conclusión

Las cobertura de lunas es de las más importantes en un Seguro de Coche. Los siniestros en los que se produce una rotura del cristal son los más habituales y por ello aconsejamos encarecidamente su contratación. 

Ahora bien, la principal razón para contratarla es la garantía de Riesgos Extraordinarios por el Consorcio de Compensación de Seguros adherida a la cobertura de lunas. Principal razón porque los siniestros por estas circunstancias suelen ser muy graves, llegando incluso a dejar inservible al vehículo. 

contactanos

¿Necesitas un experto? Te invitamos a dejarnos tu información de contacto y nos pondremos en contacto en breve

Visitanos

Calle Sevilla, 86, 29400 Ronda, Malaga

llamanos

+34 952 87 40 28

escribenos

m.calvo@live.com