1. Incipiente crecimiento del alquiler.

3 Razones para contratar un Seguro de Hogar. Parte II

Hace un par de semanas abordábamos las tres principales razones por las que entendíamos conveniente contratar un Seguro de Hogar. Dada la buena acogida que tuvo aquel artículo, nos decidimos hacer una segunda parte que complemente aquella. Así que, sin más dilación, vamos a ello:

seguro-hogar-generali-ronda

1. Incipiente Crecimiento del AlquilEr

Hoy en día, no todo es propiedad. Sea por las razones que fuere, cada vez más familias españolas escogen vivir en alquiler frente a la opción de comprar una casa. Igualmente, resulta habitual la adquisición de un inmueble con el exclusivo fin inversionista de arrendarlo. Esta proliferación de viviendas en alquiler conlleva una serie de riesgos adheridos para el titular dominical, riesgos que pueden aminorarse contratando un Seguro de Hogar.

Debe recogerse en póliza el uso arrendaticio del inmueble asegurado, el no incluir dicha vicisitud entre los factores de riesgo supone, además de un practica fraudulenta, un hervidero de problemas.

2. ELUSIÓN EN LA RECLAMACION

Esta razón viene derivada del Principio no-legal de Solvencia, como mencionaría en tantas y tantas conferencias el abogado especialista en Seguros, Don Andrés López Jiménez. Cuando se ocasiona daño a un tercero lo más razonable a efectos de obtener una efectiva compensación es que ese tercero accione no frente al causante, sino frente a su aseguradoraEl asegurado en muchas ocasiones se ahorrará formar parte de la contienda.

A mayor abundamiento, esta redirección hacia la Entidad Aseguradora no se producirá únicamente por los daños derivados de la titularidad inmobiliaria: los Seguros de Hogar brindan cobertura a la responsabilidad civil de los integrantes de la familia, por lo que también se trasladarán los efectos de reclamaciones en virtud de dicha responsabilidad.

3. ELUSION EN LA RECLAMACION

Para la concesión de un préstamo hipotecario muchas de las entidades bancarias exigen contratar un Seguro de Hogar. Desde el punto de vista financiero y de seguridad entendemos como razonable dicha postura: el capital concedido para la compra de una vivienda no es peccata minuta, supondría un riesgo inaceptable para el banco que por la producción de un siniestro perdiese la cantidad prestada, riesgo que desaparece al suscribir un Seguro de Hogar.

Hasta aquí lo establecido entendemos como acorde a Derecho la obligación hipotecaria de contratar un Seguro de Hogar. Ahora bien, esta exigibilidad deviene reprochable y desleal desde el punto de vista de la Ley de Competencia cuando sólo cabe contratar dicho Seguro con la propia entidad bancaria, amén de las más que cuestionables coberturas objeto de suscripción. Abrir la veda en esta dirección supondría extendernos en demasía, algo que no queremos en el presente artículo, prometiendo abordar la cuestión más adelante.